Trastorno de la ingesta de alimentación selectiva » Dermasthetic

Trastorno de la ingesta de alimentación selectiva

Sobre muchos casos, dejar de comer no es un capricho, puede ser tratarse de una enfermedad alimentaria: la anorexia. De la misma forma comer de forma impulsiva puede no ser un vicio sino bulimia.

Ahora se sabe que ser muy selectivo cuando tiene que comer tambié n podrí a tratarse de un trastorno alimentario y no un antojo.

Estamos hablando del trastorno de la ingesta sobre alimentació n selectiva o ARFID, Avoidant Restrictive Food Intake Disorder.

Mi patologí a, que comienza en la niñ ez, restringe o evita la ingesta sobre ciertos alimentos .

Es un trastorno que ha sido reconocido muy recientemente debido a que hasta ahora se ha considerado como un comportamiento que puede confundirse con mala educació n o con niñ os consentidos y caprichosos en comparación a só lo quieren comer ciertos alimentos.

Esta patologí a fue admitida en la ú ltima revisió n del Manual Diagnó stico por otra parte Estadí stico de los Trastornos Mentales.

Efectos negativos

El trastorno de alimentació n selectiva afecta especialmente a niñ os, aunque se puede extender incluso la adolescencia.

Podrí a ser la caso de la adolescente britá nica de 17 añ os, Jennifer Radigan , quien só lo se alimenta de papas fritas por otra parte queso y se horroriza ante la idea sobre comer verduras y carne.

Los mé dicos sospechan que podrí a sufrir de trastorno alimentario selectivo.

Debido a que el dieta de las personas que sufren de este sí ndrome su principal consecuencia es la deficiencia nutricional , sobre todo porque los principales productos alimenticios evitados son aquellos ricos en vitaminas, minerales por otra parte fibra como las frutas, legumbres y pescado.

“Si la carencia de los estos nutrientes puede tener efectos negativos en los adultos encima de niñ os mucho má s”, segú n Jesú s Romá n , presidente sobre la Sociedad Españ ola de Dieté tica por otra parte Ciencias de la Alimentació n (Sedca).

“El crecimiento está en funció n del valor caló rico y nutritivo de la dieta. Tambié n lo está el crecimiento neuronal e intelectual. Un niñ o que es muy selectivo cuando tiene que comer tiene un rendimiento acadé mico muy fastidioso. Tendrá un fracaso escolar prá cticamente seguro”, le dice el experto a BBC Mundo.

Ademá s, “al tener esa selecció n por otra parte faltar muchos nutrientes, el niñ o tendrá bastantes menos defensas y sufrirá de anemia”, añ ade.

Problema psiquiá trico

Aunque una de las principales consecuencias de este trastorno sea la deficiencia nutricional, Romá n señ ala que este sí ndrome, al similar que la anorexia y la bulimia, es psiquiá trico .

“Es un trastorno psiquiá trico que no se trata nutricionalmente. El el tratamiento es basicamente psiquiá trico”, explican el nutricionista. “La ayuda nutricional es fundamental sobre todo en casos encima de los que el paciente necesite una recuperació n fí sica, pero el tratamiento es psicoló gico y psiquiá trico como con la anorexia por otra parte la bulimia”.

“El nutricionista colabora, asistencia y le hace tomar conciencia al paciente, sin embargo el tratamiento es psiquiá trico porque el trastorno es psiquiá trico”, insistió Romá n .

Segú n expertos en el asunto, aunque no exista una causa clara que realice florecer este trastorno, podrí a haber una relació n con los problemas en el ví nculo me incorpore el niñ o y su cuidador.

“Los niñ os pequeñ os, al no magnitud expresarse con palabras utilizan otras formas de comunicació n como llorar, escupir la comida o gritar. Estas conductas resultan estresantes con el fin de los cuidadores que para evitar estos comportamientos optan por preparar y dar solo aquellos alimentos menor problemá ticos”, explica, Toni Grau , psicoterapeuta del Instituto de Trastornos Alimentarios de Barcelona.

“Con esta actitud se pierde el iniciativa de introducir nuevos alimentos y se perpetú an el cí rculo de que el niñ o no quiera comer otra cosa que nadie sea lo conocido”, indica.

Prevenció n

Un informal “no quiero” o un “esto no me gusta”, pronunciado por un niñ o ante un plato de comida que no le agrada tiene que ser llevado con tranquilidad e inteligencia.

Los menores son grandes imitadores de sus progenitores , así que si los pequeñ os ven que sus padres son selectivos y no comen tal o cual alimento, seguramente tiendan a rechazarlo ellos tambié n.

De ahí, señ alan los especialistas, la importancia de insistir, a partir el principio, en incluir en el dieta alimentos de todo tipo (siempre y cuando sean adecuados para las caracterí sticas fisioló gicas del niñ o) o que evitará n problemas nutricionales y de comportamiento en el futuro.

“Comer es un proceso aprendido por lo que para conseguir una correcta nutrició n de los má s pequeñ os habrá en comparación an armarse de paciencia e introducir los alimentos algo a poco dentro de un ambiente social por otra parte familiar”, indica Romá n .

“Es de esta manera que el niñ o va aceptando poco a poco las varios texturas y sabores de los diferentes alimentos”.

Fuente: BBC Mundo

Acerca de

Dermasthetic