MENOPAUSIA Y CLIMATERIO: REJUVENECIMIENTO CORPORAL CON LIPOLÁSER

Desde hace 10 añ os, la liposucció n asistida por lá ser (Lipolá ser o Lá serlipolisis) se ha convertido en una manera ú til y segura del manejo esté tico de los excedentes de grasa localizados, consiguiendo estan es una buena adaptació n de la piel an el nueva forma y volumen corporal. Esta mejor adaptació n de la piel se basan en el calentamiento de los septos fibrosos y de las fibras de colá geno en la dermis por el ámbito del lá ser ( skin tightening ). Este skin-tightening logra utilizarse só lo con efectos de rejuvenecimiento en el momento que no es necesario eliminar tejido graso.

CONCEPTOS DE MENOPAUSIA Por otra parte CLIMATERIO

El climaterio existe un perí odo acotado entre el inicio sobre las primeras irregularidades de las reglas y en comparación a termina con la ausencia completa de las mismas, dando comienzo a la menopausia. La menopausia existe el perí odo que comienza con la pé rdida completa de las reglas y se extiende el resto de la vida de la hembra. Por tanto, mientras que la menopausia existe a partir de estan es una fecha concreta, el climaterio es un perí odo de tiempo má s o menos prolongado por otra parte muy variable. Sin embargo, el uso general de estos té rminos ha llegado a desdibujar los lí mites de ambos, por lo que suelen emplearse de forma indistinta para abarcar el perí odo de tiempo -generalmentede unos añ os- que discurren antes y despué s de la menopausia. El vivencia adecuada de estas dos etapas, tanto fí sica como psí quicamente, tiene extraordinaria importancia si pretende el futuro de la mujer. Si se posee en consideració n que la expectativa de vida de la mujer en las sociedades desarrolladas se sitú an en los 80 añ os o má s, el tiempo que vive la hembra desde el cese de su menstruació n corresponde a má s de un tercio de la existencia.

El paso del tiempo

En la hembra, el envejecimiento se debe a dos factores puesto que, a los efectos de la edad, se suman el efecto asociado de la menopausia. Durante el menopausia se producen muchos cambios en la fisiologí a femenina. A los 60 añ os, el mujer habrá experimentado un 30% má s sobre alteraciones que el varó n a la propia edad, lo que indican el relevante papel sobre la supresió n hormonal.

El menopausian es la consecuencia de la desaparició n de los folí culos ová ricos. Antes de el menopausia, las hormonas sexuales femeninas (estradiol y estrona) se producen por sí ntesisová rica directa, mientras el climaterio y la pé rdida progresiva sobre funció n de los ovarios se produce estan es una disminució n lenta y progresiva del nivel sobre estas hormonas. Esta bajada ocurre gradualmente, con pequeñ as elevaciones ocasionales de estró genos debidas an unan estimulació n irregular de los folí culos ová ricos residuales. Cuando es establece la menopausia (pé rdida total de funció n ová rica) las hormonas femeninas se forman principalmente por conversió n perifé rica de testosterona y androstenodiona an estrona. Los niveles alcanzados son mucho má s bajos que los previos, por un sistema sobre retroalimentació n negativa. Este descenso influye sobre las centros hipotalá micos e hipofisarios, aumentando la secreció n de gonadotropinas. Como la formació n sobre andró genoscontinú a, se produce un aumento relativo en el balance andró genos-estró genos a favor sobre los primeros.

CAMBIOS DENTRO DEL CUERPO FEMENINO

  1. Cambios generales
  • Cuando los ovarios se atrofian, se reduce la tamañ o y desaparecen los folí culos sobre Graaf.
  • El ú tero se empequeñ ece y parte de sus fibras musculares se sustituyen por tejido fibroso.
  • La vagina se acorta y se estrecha, el epitelio en comparación a la recubre se adelgaza a la vez en comparación an es mayor su cornificació n.
  • La pH vaginal aumenta y las infecciones se vuelven má s frecuentes tambié n porque el epitelio del tracto urinario se hace má s fino.
  • Los genitales externos se atrofian por otra parte las mamas pierden su estructura acinar, persistiendo só lo los grandes conductos inmersos en un caudaloso estroma fibroadiposo.
  • Tambié nla deficiencian estrogé nica disminuye la sensibilidad del hueso an el PTH (paratohormona) favoreciendo la osteoporosis. Por el mismo dé ficit se produce un cambio del patró n lipí dico, má s aterogé nico y defensor, por tanto, de la arteriosclerosis.
  • Como consecuencia de la nueva situació n fisioló gica se producen tambié n alteraciones visibles en el aspecto femenino, que son debidas an alteraciones de la dermis, del mú sculo y del tejido graso.
  1. Cambios arriba la piel
  • El sebocutá neo disminuye significativamente despué s sobre la menopausia.
  • La cantidad de agua contenidan en el estrato có rneo era significativamente má s altan en el grupo de las menopá usicas antiguas que en las pre y perimenopá
  • Frente an estí mulos psicoló gicos, la producció n de sudor es significativamente má s bajan en las mujeres postmenopá usicas.
  • El temperatura de la piel en la frente por otra parte mejillas es má s baja despué s sobre la menopausia, pero no la de otras zonas como nariz, espalda, manos y pies.
  • El perí odo perimenopá usicosese asocia con un incremento de la permeabilidad y reactividad vascular.
  • La circulació n perifé rica de las dedos, medida con pletismografí a, es menos funcional en los grupos de mujeres perimenopá usicas por otra parte menopá
  • Ante la exposició n a la luz ultravioleta, la mujer postmenopá usica adquiere un mayor grado de hiperpigmentació n que el mujer premenopá usica con las mismas horas sobre exposició n a la luz y con idéntico estilo de vida.
  • Existe un descenso significativo del porcentaje de colá geno, má s intensan en la mujer de mayor edad.
  • La piel se vuelve má s seca, escamosa y menos elá stica, con el consiguiente aumento de las arrugas cutá
  • Las mucosas pierden su grado de humedad.
  • Las uñ as crecen má s lentamente, se hacen má sfrá giles y con facilidad aparecen estrí as y surcos en su superficie.
  • El vello en general, y sobre todo la axilar y pubiano, disminuye, pudiendo llegar a menor de la mitad de la densidad previa.
  • La duració n del ciclo del folí culo piloso se reduce, resultando un pelo cualquier vez má s fino y má s corto, que da lugar a cierto grado de alopecia de forma similar a la que se muestran en el varó n.
  • Aparece un aumento del pelo de la zona de la barba y del bigote que les da aspecto masculino por el aumento relativo del balance andró genos/estró

Estos datos permiten afirmar en comparación a la piel de la mujer en la menopausia disminuye su funcionalidad, adelgazando, produciendo menos grasa, menor sudor, reduciendo parcialmente su temperatura y aumentando el permeabilidad y reactividad vascular. Todo ello relacionado sin rodeos directamente con el bajo nivel de estró genos, ya que existe una alta densidad de receptores estrogé nicoscutá neos, sobre todo en la piel de el cara. El resultado final es una piel má s fina, con signos atró ficos y en comparación a presenta gran tendencia a la flacidez y la descolgamiento.

  1. Envejecimiento general en mú sculos y tejido graso

                Está asociado con un declive natural en las funciones fisioló gicas:

  • Redistribució n de la grasa, aumentando la grasavisceral.
  • Pé rdida sobre la masa ó sea (BMD).
  • Pé rdida de masa muscular y de la fuerzan en el mú sculo. El declive promedio es sobre 0, 4-0, 8 Kg/por cada dé cada, sin embargo esta disminució n no es lineal sino diferente en ambos sexos. Una mujer de 65-69 añ os es má s dé bil que un hombre de 85-89 añ os.
  • Disminució n de la actividad fí sica.
  • Disminució n de la ingesta de proteí nas.
  • El incremento del estré s oxidativo, con aumento del balance entre la producció n y destrucció n de radicales libres, produce estan es una afectació n del DNA mitocondrial, que afecta a las cé lulas musculares en su capacidad sobre producir energí a, lo que favorece su atrofia y aumenta la tendencia a ganar peso corporal.
  • La GH, DHEA, IGF-1 e insulina colaboran en la presencia de esta alteració n muscular.
  • La disminució n de sí ntesis de vitamina D en la piel afecta a la sí ntesis de fibras musculares ejemplo 2, con lo que se favorece la atrofia muscular; existe una correlació n entre los dé ficits de vitamina D y la presencia sobre grasa muscular.
  1. La menopausia y la lipoprotein-lipasa

La menopausia produce alteraciones musculares muy importantes en los cambios de la silueta de la mujer y son consecuencia de el bajada de la lipoprotein-lipasa (LPL).

  • En té rminos generales, la mujer usa má s grasaqueglicó geno como combustible. Metabolizan el grasan en combustible ú til mediante la acció n de la lipo-protein-lipasa (LPL).
  • Sobre la mujer menopá usica existe una marcada bajada de la Lipoprotein-Lipasa (LPL), con lo que existe un incremento de grasa no utilizadan en el mú
  • La bajada de LPL:
    • Induce una pé rdida de eficiencia mitocondrial respetuosamente disminució n de la sí ntesis de fibra muscular y pé rdida de masa muscular (sarcopenia).
    • El potasio corporal total, un marcador de la masa corporal magra (muscular), disminuye significativamente durante los 3 primeros añ os de el menopausia. En la mujer la pé rdida se halla de 26, 4% frente an un 15, 2% dentro del varó n de la misma edad. Es decir dentro del varó n tambié n se produce disminució n de la masa muscular con la edad, sin embargo en la mujer es mucho má s intensan en directa correlació n con la supresió n de estró
    • En la mujer menopaú sica se generan el doble de tejido musculosa no contrá ctil que en la mujer muchacho, lo que se debe al incremento de grasan en el mú
    • La disminució n sobre LPL provocan una pé rdida del efecto metabolizante de la grasan en el abdomen, donde se acumula má s grasa.
    • En las regiones de nalgas y muslos, la pé rdida sobre LPL hace que los mú sculos tengan menor energí a y pierdan trofismo, disminuyendo la potencial de hacer ejercicio por la disminució n sobre fuerza muscular y su incapacidad de utilizar las triglicé ridos como combustible, lo que conduce an una atrofia con pé rdida de volumen arriba estas zonas.
  • Cadena sobre acontecimientos al disminuir LPL:
    • Aumento sobre grasa y agua intramuscular (hipertrofia sarcoplá smica).
    • Incremento de grasan abdominal y disminució n en glú teos y muslos.
    • Pé rdida de fuerza muscular.
    • Resistencia a la insulina con tendencia a la diabetes ejemplo 2.
    • Aumento de peso.

REJUVENECIMIENTO CORPORAL Por otra parte LIPOLÁ SER : TÉ CNICA EN MENOPAUSIA

Es estan es una té cnica de menos de 2 horas sobre duració n y recuperació n paran una actividad laboral en 48-72 horas. El resultado de el eliminació n de la grasa localizada y sobre una adecuada apariencia de la piel depende sobre varios factores:

  • El concepto de la transformació n a conseguir es sumamente individual y depende en gran parte del mé dico, pero tambié n de las apetencias del paciente. Este concepto tiene una faceta artí stica y no forma parte de un protocolo reglado como los demá s pasos de la té En general se deben hacer á reas intensas y no limitarse a correcciones puntuales.
  • La marcació n viene de la mano del epí grafe anterior. Se debe hacer estan es una marcació n redondeada que marque la siluetan el zona a tratar y dibujar un á rea perifé rica no menor de 5 cm aproximadamente la diana. Hay que valorar cuidadosamente las zonas limí trofes para que no quede una disarmoní an entre una zona y otra; esto lleva a dibujos muy amplios. Por ejemplo, no se puede efectuar un abdomen sin considerar los flancos y las rollitos en la zona de apoyo del remache.
  • Incisiones para introducir la fibra por otra parte las cá nulas: deben buscarse á reas ocultas en zonas de pliegues naturales. Por ejemplo, el canal submamario, la regió n inguinal, etc. En el espalda no hay escondrijos naturales; los que se practiquen deben lubricarse abundantemente para evitar el roce de los instrumentos y facilitar una cicatrizació n imperceptible.
  • La direcció n de el fibra del lá ser debe ser perpendicular a los pliegues que se hacen en los rollitos para corregir la memoria dé rmica de dichos pliegues.
  • El lá ser es el herramienta má s adecuadan en el momento actual, de modo que su emisió n es má s uniforme en comparación an el simple paso de cá nulas y consigue inducir retracció n cutá nea. Para que la retracció n sea correcta hay que tener en nivel que el lá ser es capaz de encoger la piel un % dado, de modo en comparación a si el descolgamiento es grande debe tratarse estan es una zona muy amplia para que el % de retracció n sea acorde con las necesidades. Este fenó meno es muy importante en la menopausia, donde suele existir un amplio excedente de piel. Es decir, aunque el marcació n del defecto sea de 10-15 centímetros es necesario tratar 15 cm perifé ricos al á rea marcada, para asegurar una retracció n cutá nea satisfactoria, aunque no se busque una franca reducció n de grasan en ese añ adido. Los inconvenientes son el alargamiento del tiempo quirú rgico y el incremento de costos.

Rejuvenecimiento de Brazos

Con la menopausia aumentan el cú mulo de grasan en los brazos. Una dermis menos elá stica soporta peor el exceso sobre peso del tejido celular subcutá neo por lo que el problema que se nos presenta existe un combinado entre exceso de volumen y flacidez. El rejuvenecimiento de los brazos con Lipolá ser ofrece mejores resultados cuando se suma la correcció n del exceso de volumen graso an el exigencia de skin-tightening (contracció n cutá nea). Los resultados son má s seguros y predecibles en los casos de ejemplo I y II de la clasificació n sobre Teimourian (clasificació n de envejecimiento de los brazos). El grado III debe tratarse mediante una braquioplastia.

La marcació n de el zona a corregir debe abarcar toda la segmento postero-inferior del brazo, exceptuando la corredera del nervio radial, desde la axila hastan el codo, incluyendo la porció n de tejido graso de el zona alta de lan espalda, a la elevación de la axila.

Rejuvenecimiento de Abdomen, flancos y cintura

El deterioro del aspecto de estas 3 zonas es una de las consultas má s frecuentes.

Abdomen

La forma del mondongo depende de la situació n de la musculaturan abdominal, el cú mulo de grasa y la grado de excedente de piel. En mayor o menor grado, todas estas alteraciones se dan sobre la paciente mayor de 45 añ os, mayormente en los casos de multiparidad, con o fuera de cirugí an abdominal asociada. El excedente graso se corrige en su totalidad con una té cnicarigurosade Lá serlipolisis (Lipolá ser).

El situació n de los mú sculos del mondongo no se modifican en absoluto por la prá ctica de esta té cnica, lo que existe un dato muy a tener en cuenta con el fin de centrar las expectativas de las pacientes. El excedente de piel mejora intensamente, así como su porte, siempre que el grado necesario de correcció n no sea muy intenso. Debemos tener en nivel que una abdominoplastian eliminan entre 12 y 20 cm de piel en su distancia vertical. Oriente grado de correcció n no se debe aguardar con esta té cnica. El grado de retracció n y aspecto de la piel mejora bastante, lo que lleva an un alto í ndice de satisfacció n para la paciente.

Segú n nuestra experiencia, debemos hacer estan es una selecció n de pacientes muy rigurosa. Se se comprometen excluir los casos con diá stasis muscular marcada, BMI (í ndice de masa corporal) mayor del 30%. así como las cirugí as abdominales mú ltiples previas.

Flancos

La zona sobre los costados experimentan un intenso incremento de espesor del tejido graso subcutá neo con la menopausia. La visió n posterior de la silueta sobre la mujer adquiere un aspecto de “ má s recto” perdié ndose la definició n sobre la cintura. Colabora sensiblemente en la sensació n de ensanchamiento del tronco de la mujer menopá usica.

Es una zonan en comparación a normalmente no se ve afectada de flacidez. La correcció n en sencilla y supone bá sicamente lan eliminació n del tejido graso excedente. Es prioridad incluir en la marcació n de la sitio a tratar la parte alta de la cintura, para aumentar el contraste del diá metro sobre esta frente al diá metro de las flancos, ya que este es uno de los rasgos má s caracterí sticos de la mujer joven, en comparación a se pierde con la edad, tanto por el cú mulo de grasan en esta zona, como por la disminució n de la proyecció n sobre muslos y caderas debidas a su atrofia musculosa.

Rollitos del remache

El aumento sobre grasa troncal que experimenta la mujer con el menopausia afectan en algunas mujeres a la lugar alta de la cintura y lan espalda. Lan engrosamiento de esta zona depende en gran cantidad del aumento del peso, pero tambié n aparece en un alto porcentaje de mujeres que mantienen su peso en su etapa menopá usica. La probleman esté tico que se presentan en mi zonan es un combinado entre el cú mulo aumentado de grasa y la presencia de flacidez, lo que favorece el empaquetamiento del tejido celular subcutá neo en zonas interrumpidas por pliegues cutá neos muy notorios.

El el tratamiento aquí buscan eliminar el tejido graso excedente, tonificar la piel para corregir su flacidez y, sumamente importante, eliminar la memoria de los pliegues cutá neos presentes para recuperar el aspecto liso, delgado y homogé neo de esta zona de el silueta. La marcació n debe incluir una territorio amplia, que arranca desde la base del tórax, a la altura del apoyo del sujetador, incluso el arranque de la cintura.

Rejuvenecimiento de muslos y glú teos

La redistribució n de la grasa, el aumento de flacidez por otra parte la pé rdida de tono muscular que aparecen en la mujer postmenopaú sica, condiciona la aparició n de flacidez de los glú teos respetuosamente ptosis marcada y alteraciones del aspecto de el piel má s relacionados con la atrofia musculosa que con el cú mulo de tejido graso. Estas alteraciones son similares en la cara oculta de los muslos, donde la flacidez con atrofia dermograsa y muscular deterioran la apariencia de el cara interna de los muslos y del tercio medio-inferior de la cara anterior. Lipolá ser mejora sobre todo la regularidad cutá nea y produce mejorí a del tono cutá neo. No obstante, si pretende rejuvenecer los glú teos y la cara oculta de los muslos suele ser necesario una lipotransferenciadiseñ ada para mejorar el tono cutá neo, el calidad y textura de la piel y el proyecció n de los glú teos.

CLAVES DEL PROCEDIMIENTO

El protocolo de tratamiento de IML con el fin de el Rejuvenecimiento corporal con Lipolá ser se establece por el cirujano experto a la medida de las necesidades de correcció n de la paciente. La procedimiento se realiza con anestesia local y sedo-analgesia guiada por uno de nuestros anestesistas. La té cnican es ambulatoria y permite que la paciente retorne a su domicilio transcurrida 1. 5 espacios tras la realizació n del procedimiento.

La mujer menopá usica debe cuidarse, la abordaje quirú rgico del rejuvenecimiento corporal debe acompañ arse con otras medidas terapé uticas entre las que se pueden incluir las siguientes:

  • Tratamiento Hormonal Sustitutivo (THS)
    • Estró genos
    • DHEA (di-hidro-epi-androsterona)
    • GH (hormona del crecimiento)
    • Sucedá neos: Fitoterapia (Soja)
  • Vitaminas
  • Tó picos:
    • Tretinoina
    • Isotretinoina
    • C
    • Fotoprotecció n

– Dieta hiperproteica y ejercicio

CV:

Dr. Javier Moreno Moraga

Director de IML.

Doctor en Medicina

Miembro de la European Laser Association.

Especialistan en Cirugí a General y Digestivo (Universitä tKrankenhausEppendorf).

Especialistan en Medicina Oculta (Hospital Clí nico de Madrid).

Miembro de la Sociedad Españ ola de Lá ser Mé dico Quirú rgico.

Miembro de la Sociedad Españ ola de Odontología Esté tica.