Las cloasmas: una reacción a las hormonas

¿ Qué es el cloasma?

Los cloasmas, tambié n conocidos como melasma o má scara del embarazo , son unas manchas oscuras, marrones o grisá ceas que aparecen en la rostro, sobre todo durante los embarazos, pero tambié n a causa de un efecto secundario de algunos medicamentos o por fotosensibilizació n al sol.

Acostumbran aparecer en las mejillas, en la frente, sobre la nariz y en el labio superior, y sobre forma menos habitual, alrededor de los ojos.

Los cloasmas pueden causar picazó n, aunque bajo consecuencias no van má s allá de las esté ticas de forma general.

Bajo consecuencias son por tanto má s emocionales que fí sicas, pudiendo causar una baja autoestima o depresió n por el aspecto que se presenta.

Causas

Los cloasmas aparecen como reacció n a las hormonas como los estró genos o la progesterona .

Es por esto que es frecuente en las mujeres embarazadas, que producen estas hormonas de manera natural (para las embarazadas se conoce como cloasma graví dico ), pero tambié n en mujeres que esté n tomando pastillas anticonceptivas o hormonoterapia sustitutiva , hormonas que se suministran para aliviar los sí ntomas de la menopausia.

Este exceso sobre hormonas produce a su vez una sobreproducció n de melanina, que es lo que causa la color marró n irregular en la piel.

La exposició n an el luz del sol tambié n consigue provocar cloasmas, o hacerlos má s notables arriba caso de que ya estuvieran previamente. Aparecen cortésmente má s frecuencia, por tanto, en climas tropicales. La uso de cremas solares de forma diaria ayuda a prevenir los cloasmas.

Otros factores para que aparezcan cloasmas son sufrir patologí as tiroideas, estré s o esta es una reacció n alé rgica a medicamentos o cosmé ticos.

Se puede considerar tambié n como una manifestació n de una enfermedad endocrinoló gica o diabetes .

Las caracterí sticas fí sicas tambié n son un factor an aguantar en cuenta: las mujeres con cabello oscuro por otra parte piel pá lida son las que má s probabilidades tienen de tener cloasmas.

Existe tambié n una predisposició n gené tica a tener cloasmas: una sobre cada tres mujeres con cloasmas conocen casos encima de su misma familia. Se considera por ello un trastorno cró nico.

Aunque los cloasmas aparecen en la mayorí a de las casos ú nicamente en las mujeres , tambié n pueden aparecer en los hombres.

Para uno y otro sexos, la edad media sobre la que aparecen cloasmas es entre los 20 y 40 añ os.

Tipos de cloasma

CLOASMAS

Dependiendo sobre la profundidad de la melanina, se dan 3 tipos de cloasma:

– Cloasma dé rmico: en la dermis superficial. Suele tener bordes difusos y se encuentra encima de las regiones laterales de la cara.

– Cloasma epidé rmico: arriba las capas epidé rmicas má s superficiales. Posee los bordes má s definidos y se encuentra en el á rea centro-facial. Es el cloasma má s fá cil de tratar.

– Cloasma mixto: combina las caracterí sticas de los anteriores. Puede ser má s difí cil de tratar.

El tratamiento

Para determinar si las manchas que aparecen en la piel son cloasmas se suele utilizar una lá mpara de Wood (emite luz ultravioleta) puesto que ayuda a distinguir el exceso de melanina encima de la piel fá cilmente.

Tambié n se puede realizar un aná lisis de sangre para descartar otras posibles enfermedades, aunque no suelen ser frecuentes.

Aunque los cloasmas suelen desaparecer con el tiempo al interrumpir los tratamientos hormonales o una vez finalizado la embarazo, existen mé todos para reducir su exposició n en la piel, pues en ocasiones logran permanecer en la piel desde unas semanas incluso varios añ os si no se pone ningú n remedio.

Lá mpara de Wood

Se pueden usar cremas que contengan tretinoí na, hidroquina (á cido kojico) y á cido azelaico para mejorar la apariencia del cloasma.

Tambié n se pueden utilizar cremas esteroides tó picas, la exfoliació n quí mica o el peeling , en comparación a supone una combinació n de los componentes sobre estas cremas con sustancias queratolí ticas como la á cido salicí lico o glicó lico.

El maquillaje tambié n sirve para camuflar los cloasmas, siempre y cuando nadie cause irritaciones en la piel.

Las derivados de vitamina C tambié n suelen resultar eficaces contra la hiperpigmentació n, así como el á cido retinoico , aunque este ú ltimo puede resistir efectos secundarios como irritació n o aumento sobre la sensibilidad solar.

De forma excepcional se pueden usar tratamientos de lá ser paran eliminar la pigmentació n en los casos graves.

Se procura de tratamientos caros con una eficacia variable, por otra parte que deben combinarse con los mencionados anteriormente.

Es un tratamiento que puede tener resultados secundarios como la inflamació n, la irritació n o la sensació n de ardor en el piel.

En ningú n caso se recomiendan el uso de blanqueadores de piel u otros productos quí micos.

Fuente: DMedicina / El Universo