Las bolas de Bichat, los acúmulos grasos que dan volumen a las mejillas » Dermasthetic

Las bolas de Bichat, los acúmulos grasos que dan volumen a las mejillas

que son los que permiten los movimientos de masticación y que necesitan de una almohadilla grasa de lubricación.

En realidad, todas las personas las tienen en la cara pero, dependiendo de su tamaño, así como a algunos les puede hacer ver el rostro más redondo, a otros puede hacerlos más alargado.
 

 


Xavier Bichat

BICHATDeben su nombre al biólogo, anatomista y fisiólogo francés Marie-François-Xavier Bichat, quien murió sin saber que su descripción de estos acúmulos grasos que se encuentran en las mejillas sería el inicio para lo que ahora se conoce en su honor como bichectomía, una cirugía plástica mediante la cual se las extrae con la finalidad de dar un aspecto más delgado al rostro.

Bichat (1771-1802) ha pasado a la historia de la medicina por ser el gran renovador de la anatomía patológica, convirtiéndose en el fundador de la histología moderna.

A través de la autopsia y de la experimentación fisiológica, este gran investigador francés estudió los tejidos como unidades anatómicas fundamentales para la explicación de las propiedades fisiológicas y las modificaciones patológicas del organismo.


Las bolsas de grasa y el paso del tiempo

BOLAS DE BICHAT

Las bolsas o bolas de Bichat son dos acúmulos de tejido graso bien delimitados e independientes del resto de los tejidos, ubicados normalmente en el espesor de cada mejilla, inmediatamente por debajo de los pómulos y en relación directa con el músculo buccinador.

No tienen ninguna función específica salvo dar volumen a la zona, pudiendo presentar tamaños muy diversos dependiendo de las características propias de cada individuo.

En la infancia estos acúmulos grasos son en general de mayor volumen, dando al contorno facial el típico óvalo redondeado y relleno de la cara de un bebé o niño.

Normalmente, con el pasar de los años este tejido graso comienza lentamente a disminuir de tamaño, generando fascias más afinadas en la adultez, cuando el volumen de las mejillas, en relación a los pómulos y la mandíbula, se hace menor.

No obstante, esta disminución de volumen no se da de igual manera en todas las personas.

La bichectomía

BOLAS DE BICHAT

Generalmente en las personas que presentan un contorno facial más redondeado, mejillas prominentes y pómulos poco definidos, estas bolsas no se han atrofiado, resultando ser de mucho mayor tamaño que el deseado.

Precisamente es para este grupo de pacientes que la bichectomía representa una buena alternativa, ya que logra contrarrestar este fenómeno que molesta.

Como se trata de bolsas que no tienen tendencia a engordar pues están aisladas de la grasa normal y que, además, están muy bien localizadas, una vez que se quitan ya no vuelven a salir.

Es decir que, a diferencia de otras cirugías estéticas, la bichectomía es sencilla y para siempre: dura toda la vida.

La intervención se recomienda después de los 16 años, edad aproximada en la que el rostro deja de crecer, y hasta los 40, cuando el rostro comienza a adelgazar conforme al proceso de envejecimiento.

Acerca de

    Dermasthetic