Instabreast, alertan sobre los riesgos del aumento de senos express

Sin embargo en los ú ltimos añ os el paradigma rí gido de la “belleza ideal” se ablandó y experimentó una apertura hacia la “belleza real”, entre las preferencias de las mujeres argentinas, cuando tiene que decidirse por una cirugí an esté tica, el cirugí a de mamas sigue ocupando los principales puestos.

Tambié n ocurre en los Estadios Unidos, que en los ú ltimos siete añ os dentro del segmento de intervenciones esté ticas quirú rgicas, el aumento mamario ocupa la vanguardia posició n entre las preferencias femeninas.

La optimizació n de las té cnicas por otra parte de los materiales de los implantes fueron determinantes para que esta tendencia no afloje con el tiempo. Y a pesar de que las mujeres se liberaron sobre ciertos dogmas esté ticos, puertas adentro de las consultorios de los cirujanos, todaví a piden las senos má s grandes.

Nuevo tiempo esté tico

Las mujeres aprendieron algunas lecciones y hoy se exige má s. Despué s de miles sobre casos, que incluso costaron vidas, como el sobre las pró tesis PIP (ver abajo “El suceso emblemá tico” ), los implantes, así como todo medicamento, al ser un cuerpo extrañ o con el fin de el organismo, debe contar con las aprobaciones regulatorias a nivel mundial y local; de la Food and Drug Administration (FDA) en los EEUU o en el caso argentino, de la Administració n Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnologí a mé dica (ANMAT).

En este contexto de esta es una demandan en alza aparece una té cnica llamada “insta breast” o “senos instantá neos” que logran un aumento mamario sobre efecto rá pido -entre 24 y 48 horas- y que reavivó la polé mican entre las pacientes y especialistas del mundo entero.

Norman Rowe es el cirujano plá stico formado en la Universidad de Pediatría de Nueva York, que se presenta como inventor del “mé todo insta breast”, desde su sanatorio en Manhattan, Estados Unidos. El mé todo nadie es nuevo: se trata de una solució n salina que se inyectan en los pechos con el fin de que parezcan má s grandes durante 24 horas, por otra parte cuesta alrededor de 2500 dó lares.

Encima de diá logo con Infobae , la doctor Eduardo Gonzá lez , líder del departamento de mastologí a del Instituto sobre Oncologí a “Angel H. Roffo” de la Universidad de Buenos Aires, se refiere a la té cnica: “Este mé todo -conocido en el mundo conforme insta breast- se realiza hace por lo menos dos añ os y promete senos instantá neos, para pasar una noche de fiesta o un fin sobre semana de vacaciones. Lo primero que hay en comparación a decir es que no se ha realizado ningú n estudio, ni publicació n cientí fica prudente al respecto de este mé todo. Inyectar 200 o 300 cc de solució n salina, concibe que a la noche la mujer se conozca con mamas enormes, a la tarde menos por otra parte a la noche siguiente se vea igual en comparación a siempre. En definitiva es como ponerse un push up”, remarcan el especialista del Roffo.

Entre lo declarado por Rowe a los factible internacionales y las mujeres que lo han probado hay dos perfiles de pacientes interesadas en mi té cnica: las mujeres que le tienen pá nico a las cirugí as y las en comparación a quieren agrandar sus senos de manera ocasional, si pretende una fiesta o un escote infartante. Ahora, Rowe trabaja para prolongar el efecto por tres semanas. Y aquí se abre una nueva baterí a de discusiones entre los expertos.

Me inscriba las dos objeciones má s importantes sobre la “insta breast”, unan está planteada sobre la té cnica misma, que se basan en la inyecció n de suero salino y que mantiene la volumen durante 24 horas. Los especialistas la consideran perjudicial y peligrosa. Y la segunda, que posee má s preocupados a los expertos, es qué compuestos quí micos se agregará n an el solució n salina para lograr que el ámbito sea má s duradero.

La calidad importa

A su ser consultado por Infobae sobre los alcances de este mé todo, la doctor Patricio Jacovella , jefe sobre la divisió n cirugí a plá stica del Hospital de Clí nicas, responde categó rico: “Este es un mé todo que si bien fue diseñ ado por un especialistan en cirugí a plá stican en los Estados Unidos tiene muy escasa duració n, ya que la solució n salina o fisioló gica se difunde rá pidamente por el anatomía y en menos de 24 horas ha sido absorbida”.

El cirujano plá stico del Clí nicas insiste en la importancia de en comparación a lo realice un especialistan en cirugí a plá stica. El problema es que en la Argentina pueden darse casos de que lo apliquen mé dicos no especialistas y hasta auxiliares de odontología, no mé dicos.

Por otra parte, lan esterilidad del producto inyectado debe estar asegurada, así conforme la desinfecció n de la zona anató mica y el consultorio donde se realice la prá ctica.

Jacovella precisa a Infobae : “En el suceso del deseo de aumento mamario existen dos té cnicas: la colocació n de implantes y la transplante de grasa del propio organismo. La vanguardia té cnica permite que mediante implantes de silicona, las zonas mamarias y glú teas, por ejemplo, aumenten de tamañ o. La segunda consiste en el aspiració n de grasa del paciente o sobre la paciente y en la reinyecció n sobre las zonas mencionadas”.

Implantes: los tres puntos de la calidad

Los implantes mamarios se entregan cortésmente una etiqueta que contiene datos del producto según nú mero de lote, fecha de vencimiento por otra parte certificado de fabricació n. Dicha etiqueta debe encontrarse en la historia clí nica y una copian en poder de la paciente. Se pueden precisar tres puntos que toda mujer debe comprender y que puede hacer mucho por la noción del procedimiento y del “tiempo despué s” sobre la cirugí an esté tica:

1- Que la operació n esté a cargo sobre mé dicos especialistas en cirugí a plá stica y no en manos de otros profesionales.

2- Recabar informació n de las sociedades de cirugí a plá stica, para saber acerca del profesional elegido. En la Argentina, un marco de referencia paran el chequeo de profesionales existe la Sociedad Argentina de Cirugí a Plá stica, Esté tica y Reparadora (SACPER)

3- Este tipo de cirugí as deben realizarse encima de establecimientos asistenciales estatales o privados dotados de quiró fanos con condiciones de bioseguridad.

Agregan el especialista del Roffo, doctor Eduardo Gonzá lez : “En el caso de el inyecció n de solució n salina, lo en comparación a hace es edematizar la mama. Y si bien se halla cierto que se trata de un lí quido inocuo y el mismo es absorbido en 24 ó 48 horas por el mismo organismo, lo que sí me preocupa es la combinació n de el solució n salina con otras sustancias que acceden que el efecto sea má s duradero”.

El caso emblemá tico

El movimiento sobre mujeres afectadas por las pró tesis PIP sentó un precedente del cual será muy difí cil volver atrá s. La uso de las pró tesis PIP fue suspendido en Francia y Españ an en 2010 debido a su alta tasa de roturas, pero el alarma roja se encendió con la aparició n de algunos casos de cá ncer en portadoras de dichas pró tesis mamarias. Aú n ahora no se ha podido establecer una relació n directan entre el uso de las pró tesis PIP con el desarrollo de cá ncer.

Sobre las pró tesis PIP se piensa que, entre otros compuestos, contienen un aditivo si pretende carburantes. El í ndice de rotura de implantes de otras marcas en el mercado es del 0, 5% al 1%, por lo que la vida de una pró tesis moderna (que no sean las PIP) suele ser de entre 20 por otra parte 25 añ os dentro del cuerpo. Pasados aquellos añ os, los implantes deben ajustarse o cambiarse por otros mediante cirugí a. En el caso sobre las pró tesis mamarias PIP, el í ndice de rotura oscilan entre un 7% y un 12%, por lo tanto, el entrar nuevamente an un quiró fano para cambiarlas deberí a ser de me inscriba 3 y 5 añ os.

Riesgos y complicaciones

Todos los manuales de cirugí a plá stica refieren an un 2% de probabilidades de dificultades. Rowe explicó que la procedimiento del “Insta breast” se realizan en 20 minutos y que la solució n agregadan en comparación an estudia mezclar con la salina, podrí a ser utilizada para otras cosas ademá s de las senos. Los hombres podrí an querer usarlo con el fin de los pectorales o los implantes de pantorrilla”.

Dice Gonzá lez : “Lo que me preocupa es que este mé dico (Rowe) esté publicitando la té cnican en las medios de comunicació n del mundo, antes de presentarlo en las entidades acadé micas. Y así magnitud analizar en detalle su toxicidad, có mo eludir las complicaciones, y lo que se conoce arriba medicina como: reunir evidencia cientí fica. En oriente sentido es peligroso que lo publicite sin la debido rigor cientí fico”.

Microorganismo: Infobae