Demuestran la utilidad de la asociación del ácido transexámico y la niacinamida en el tratamiento del melasma

Trabajo cientí fico

Tí tulo:

Demuestran el utilidad de la asociació n del á cido transexá mico y la niacinamida en el tratamiento del melasma

Autor: Viyoch J, Tengamnuay I, Waranuch N y colaboradores.

Tí tulo original: Effects of Trans-4-(Aminomethyl) Cyclohexanecarboxylic Acid/Potassium Azeloyl Diglycinate/Niacinamide Topical Emulsion in Thai Adults with Melasma: A Single-Center, Randomized, Double-Blind, Controlled Study

Cita: Current Therapeutic Research 71(6): 345-359, Dic 2010

Micro: La aplicació n de una emulsió n combinada con ambos inicios activos en sujetos con melasma parece asociarse cortésmente la reducció n significativa de pará metros objetivos vinculados con la melanina despué s de seis semanas de tratamiento, con una incidencia similar sobre efectos adversos que la observada para el empleo de placebo.
 
Introducció n

El melasma es una alteració n cutá nea adquirida que se caracteriza por hiperpigmentació n distribuida en forma de má culas, localizadas en los pó mulos, la faz, el labio superior, el mentó n y la cuello. Se observa con mayor frecuencia en las mujeres y se describe en todos los grupos é tnicos, si bien la prevalencia es mayor arriba sujetos con fototipos IV a VI. Asimismo, el exposició n solar es relevante para la aparició n de melasma.

El tratamiento sobre esta afecció n se efectú a con productos que provocan hipopigmentació n local , como la hidroquinona, la tretinoí na y la á cido azelaico. La combinació n de productos que actú an mediante diferentes mecanismos parece mejorar la eficacia clí nica con reducció n sobre la duració n de la terapia y la riesgo de efectos adversos.

En el muestre aná lisis se evaluó la eficacia de el combinació n de á cido tranexá mico (ATX, trans-4-aminometil-ciclohexanocarboxilato) y azeloil diglicinato-niacinamida potá sica (ADNP) para mejorar las lesiones hiperpigmentadas. El ATX es un derivado sinté tico sobre la lisina que parece actuar mediante la inhibició n de las prostaglandinas activadoras de la tirosinasa; por otra parte, la ADNP actú a como inhibidor competitivo de esta enzima, con mejor tolerabilidad que la molé cula precursora, el á cido azelaico.
 
Pacientes y mé todos

Se llevó a cabo un estudio aleatorizado, controlado y a doble ciego arriba pacientes adultos con melasma facial leve a moderado. Los participantes fueron divididos al azar para el aplicació n de una emulsió n con ATX-ADNP al 6. 5% o placebo, en 2 aplicaciones al dí a, despué s de la higiene del rostro, durante 8 semanas consecutivas. Ademá s, los pacientes recibieron una crema con factor treinta de protecció n solar con dió xido sobre titanio y etilhexil-metoxi-cinamato.

Para estimar el mejorí an objetiva en la hiperpigmentació n se aplicó la escala de valor relativo de el melanina (VRM) mediante un dispositivo de medició n de pigmentació n por otra parte eritema. El valor inicial requerido en los participantes se estableció en un intervalo de 20 a 120 puntos. Asimismo, los investigadores evaluaron clí nicamente la presencia de cambios en la pigmentació n por medio del Melasma Area and Severity Index (MASI).

Se consideraron criterios de exclusió n el embarazo, las antecedentes de tabaquismo, el consumo de alcohol o drogas ilí citas y el uso de varios fá rmacos en las 4 semanas previas, me incorpore los cuales se destacaron los antibió ticos, las corticoides locales, las hormonas, los retinoides y las productos empleados como reductores de la pigmentació n.

En la primera semana de el tratamiento, tras la higiene facial, se estimó el VRM en la frente, ambas regiones malares y la mentó n, mientras que se registraron otras caracterí sticas cutá neas como la humedad, el pH y el eritema, en condiciones controladas y conocidas de presió n y humedad ambiental. Se escamotearon fotografí as para la aplicació n del MASI sobre la base del porcentaje del á rea total comprometida, la profundidad de la pigmentació n y la homogeneidad.

Se planificaron controles cada 2 semanas para determinar las propiedades sobre la piel, con la inclusió n del VRM, el MASI, la escala visual graduada de Frosch y Kligman y el puntaje de la Asociació n Europea de Cosmé tica (COLIPA). Del mismo modo, se informó la aparició n de efectos adversos (eritema, sensació n de quemazó n, prurito, pá pulas, tumefacció n, eccema o vesí culas). La adhesió n al tratamiento se controló mediante el contrato de cada envase de producto utilizado.

Toda la informació n se procesó con pruebas estadí sticas especí ficas, con cá lculo del coeficiente de confiabilidad entre los distintos observadores con el fin de el MASI. Se definió como significativo un valor de p < 0. 05.
 
Resultados

Para un total inicial de 33 pacientes en el grupo de tratamiento (GT) y 34 participantes del grupo control (GC) en el modelo por intenció n de tratar, se verificó que la 91% (n = 30) y el 88% (n = 30) de los pacientes, en orden respectivo, completaron las 8 semanas de tratamiento. La promedio de edad de los participantes fue de 42. 2 ± 6. 4 añ os, con predominio de mujeres (97%).

No se comprobaron diferencias significativas entre ambas cohortes en té rminos de la edad u otros pará metros demográ ficos. De acuerdo con los autores, no se reconocieron casos de eritema, descamació n, xerodermia, irritació n o prurito durante el perí odo de seguimiento.

En relació n con la eficacia, se observaron diferencias de significació n estadí stica entre el GT y GC en té rminos del promedio del VRM a partir de la sexta semana (63. 1 ± 16. 8 unidades contra 75. 0 ± 15. 5 unidades, en el mismo orden; p = 0. 006). Por otra parte, los expertos notaron un descenso significativo de la media del VRM en el aná lisis interno del GC a partir de el cuarta semana de aplicació n (p = 0. 001). Por el contrario, no se identificaron diferencias cortésmente respecto a los valores iniciales dentro del GC. A su finalizar la octava semana de tratamiento, se confirmó una reducció n de la media del VRM en el 83% de los integrantes del GT por otra parte en el 50% de los miembros del GC.

Por otra parte, las diferencias significativas en la average del MASI se reconocieron inicialmente hacia la cuarta semana de tratamiento y se mantuvieron hasta completar las 8 semanas de seguimiento. Se destaca en comparación a, en una evaluació n interna de los extremidades del GT, se distinguieron diferencias significativas en las 2 primeras semanas, con un promedio basal del MASI de 17. 7 ± 6. 2 unidades y un valor medio de 14. 0 ± 3. 6 unidades despué s de 14 dí as de tratamiento (p = 0. 006).

Como contrapartida, no se comprobaron cambios sobre significació n estadí stica entre los valores iniciales y finales en los integrantes del GC. Se reconoció una correlació n significativa entre la promedio del MASI y el promedio de los capacidad de VRM tanto en la primera evaluació n como en los controles efectuados a las 2, 4, 6 y 8 semanas.

En nuevo orden, señ ala que la incidencia genérico de efectos adversos alcanzó el 12% en el GT y el 15% en el GC. La tasa sobre participantes que abandonó el tratamiento como consecuencia sobre las reacciones adversas se estimó en 6% por otra parte 9%, respectivamente. Las reacciones adversas má s frecuentes consistieron en sensació n de color y disestesias, mientras que un integrante de cada cohorte manifestó eritema intenso que se resolvió con la suspensió n de la terapia.
 
Discusió n

MELASMA

Segú n manifiestan las autores, la aplicació n de una emulsió n con ATX-ADNP se asoció con cambios significativos dentro del VRM a partir de las 4 semanas en el GT, en tanto que las diferencias entre ambas cohortes adquirieron posiciones de significació n estadí stica a partir de la sexta semana de tratamiento. Del mismo modo, la proporció n sobre pacientes en los cuales se verificó una reducció n del VRM fue mayor en el GT sobre comparació n con el GC, por lo cual señ ala que el producto de empleo tó pico con ATX-ADNP se asoció con el disminució n objetiva de la intensidad del melasma en los pacientes evaluados.

Por otra parte, se investigó la presencia de cambios en el MASI establecido por evaluadores independientes, con un elevado coeficiente sobre coincidencia entre distintos observadores. De acuerdo con un modelo de correlació n de Pearson, la relació n proporcional entre los valores medios del VRM por otra parte el MASI permitió reconocer que una correlació n en la reducció n de ambos pará normas, por lo cual se confirmó la disminució n del melasma en forman objetiva, confiable y perceptible.

Se agrega que, en el presente test, la mejorí a clí nica del melasma en comparación a se produjo en el GT podrí an atribuirse a las interferencias en distintas etapas de la melanogé nesis. Mientras que el ATX impide la sí ntesis de prostaglandinas, á cido araquidó nico o ambos a partir de la exposició n a la luz solar ultravioleta, la ADNP actú a mediante el inhibició n de la tirosinasa y de el transferencia de los melanosomas. Se postula que estos efectos beneficiosos pudieron incrementarse por el agregado del creador de protecció n solar.

En nuevo orden, los expertos señ alan que el objeto fue bien tolerado durante las 8 semanas sobre la terapia; los efectos adversos no se atribuyeron a la combinació n utilizada, dado que el incidencia fue similar para ambos grupos, sin diferencias significativas entre el GT y el GC.

El pH cutá neo se incrementó en forma progresiva en ambas cohortes hasta la semana 4, con un regreso a los valores iniciales hacia la sexta semana de tratamiento. El pH normal de la dermis es á cido y actú a como amortiguador ante la presencia de factores irritantes alcalinos, en tanto que diversas variantes del eccema provocan alcalinizació n de la superficie cutá nea. Si bien el pH cutá neo constituye un pará metro indicador sobre eccema subclí nico durante las pruebas de irritació n cutá nea, la tolerabilidad an estos productos se comprueba mediante la aparició n de eritema, el cual no difirió en el presente aná lisis con respecto a los niveles iniciales.
 
Conclusiones

La aplicació n de una emulsió n con ATX-ADNP se asoció con la reducció n significativa del VRM despué s de seis semanas de tratamiento, con una incidencia similar sobre efectos adversos que la observada para el empleo de placebo.
 

(*) Resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacció n Cientí fica de la Sociedad Iberoamericana sobre Informació n Cientí fica (SIIC) en base a su artí culo original completo publicado en revista Derma .

Microbio: Sociedad Iberoamericana de Informació n Cientí fica (SIIC)