EN EL MOMENTO QUE EL BISTURÍ SUSTITUYE AL GIMNASIO

No se trata de eliminar ese defecto con el que el paciente no se siente có modo, tampoco de retocar aquí o allá para luchar contra el paso del tiempo. El cirugí an esté tica ha saltado al siguiente estadio : el de esculpir el cuerpo humano; eliminar primero el volumen sobrante para dar despué s la forma y definició n que la paciente solicite.

Por simplificar, no nos referimos, en el caso sobre los hombres, de salir del quiró fano fuera de la barriguita cervecera, sino de finalizar la operació n sin ella y con un six pack, unos abdominales a la altura (casi) de los de un Cristiano Ronaldo.

 

La pregunta que el lector probablemente se esté haciendo en este momento es si el derivación es definitivo. La respuesta, en palabras de primero de los cirujanos que practican este tipo sobre intervenció n es, “ no, nadie es un cheque en blanco, sin embargo sí es un punto de partida importantí simo para todos aquellos que tras añ os sobre gimnasio no han conseguido la forma deseada ”. Ya no se trata ya que de sudar y sudar para lograr la manera y el tono muscular, só lo de un realizar un pequeñ o mantenimiento, lo que, por otro lado, da pie an una mejor alimentació n y, en general, an una forma sobre vida má s saludable.

Es lo que el doctor Javier de Benito ha resumido en tres té rminos: salud, belleza y bienestar y en comparación a no es ni má s ni menos en comparación a la filosofí a que ha unido a dos insignias del sector, Clí nicas Dorsia e Instituto Javier de Benito, en la llamada Primera Plataforma de Remodelació n de Alta Definició n de Españ a.

Tras el nombre, la té cnica, Lipovaser Hight Definition, la liposucció n basada dentro del empleo de ultrasonidos , cuya principal novedad dentro del abordaje es su actuació n exclusiva sobre la tejido graso, sin afectar ni al vascular ni al conectivo. La extracció n sobre la grasa, tanto superficial, como profunda, se realiza en torno a la musculatura, lo que aprueba destacar y definir los mú sculos subyacentes . La remodelació n se lleva a cabo de forma milimé trica sobre las zonas deseadas, que pueden ser desde las antes mencionados abdominales en el varó n, a la espalda baja, pecho, cuello y barbilla. En la mujer tambié n se practica encima de brazos, el pecho, la espalda superior, cintura, flancos, glú teos, muslos, rodillas, gemelos y tobillos.

Es decir, en casi todo la cuerpo , en una intervenció n, que, segú n las zonas elegidas, puede llegar a durar hasta seis horas. La anestesia debe ser genérico y el paciente requiere de esta es una o dos noches de ingreso hospitalario. En el posquirúrgico deberá llevar drenajes y fajas compresoras durante la tiempo que le señ ale el cirujano por otra parte segú n el alcance de la operació n.

Los resultados se podrá n ir constatando a partir de las 24 horas de ser sometido an este nuevo bisturí, má s adecuadamente cincel. A los quince dí as, dependiendo del á rea intervenida, el efecto alta definició n es una realidad, segú n Jordi Mir, de Clí nicas Dorsia . otra de las novedades an aguantar en cuenta, apunta el doctor es la mejor retracció n de la piel en las zonas operadas.