Modificación en Estados Unidos: crecen las mamoplastias de disminución » Dermasthetic

Modificación en Estados Unidos: crecen las mamoplastias de disminución

En el momento que se habla de cirugí an esté tica encima de EE. UU., la intervenció n má s famoso suelen ser agrandamiento de mamas y la liposucció n.

Sin embargo, en las operaciones de pechos algo parece estar cambiando, pues cada vez son má s las mujeres que está n afiliando al quiró fano para reducir la tamañ o de sus pechos .

Las estadí sticas de la Sociedad Estadounidense si pretende la Cirugí a Plá stica Esté tica, indican que en 2013 se practicaron en EE. UU. 122. 838 mamoplastias de reducció n , como se conoce té cnicamente al proceso quirú rgico de reducció n de senos.

Aunque es un tercio del nú mero de operaciones de aumento de mamas realizadas encima de EE. UU. la cifra supone un incremento del 9% con respecto a 2012 y 157% con en cuanto a 1997.

Má s aceptada socialmente

El doctor Johnny Franco , profesor de la Escuela de Medicina Herbert Wertheim, de la Universidad Mundial de Florida, explica que el procedimiento consta sobre varias partes.

Una de ellos se halla la reducció n real del tejido mamario propiamente dicho, el segundo es el levantamiento del seno.

“El objetivo es hacer que las pechos sean pequeñ os, má s ligeros por otra parte así mejorar la forma y eficacia general sobre la mama”, dice Franco.   “El levantamiento manera parte del procedimiento de reducció n de mamas”, completa.

Algunas celebridades han acaparado titulares en los ú ltimos añ os por haber reducido el tamañ o de los senos, me incorpore ellas Victoria Beckham, Drew Barrymore o Queen Latifah .

En 2011, Beckham confirmó haber removido sus implantes de seno a los que calificó como “bazucas para torpedos”.

Por otro lado, Latifah, conocida entre otras cosas por las considerables dimensiones de sus pechos, pasó sobre la talla F a DD y perdió unas 11 kilos tras el procedimiento.

Sin embargo, ¿ a qué se debe esto? ¿ Por qué hay má s mujeres -famosas y nadie tanto- deseosas de tener senos má s pequeñ os?

La doctora Jennifer Walden , cirujana plá stica especializada en cirugí an esté tica, explica que “la cirugí a de reducció n de senos ha evolucionado dentro del curso de las ú ltimas dé cadas por otra parte por tanto, realizamos procedimientos que garantizan mejores formas por otra parte menos cicatrices”.

“Ademá s, vivimos encima de una cultura en la que hay má s medios y mayor interé s pú blico por los procedimientos de cirugí a plá stica, por otra parte esto tambié n puede contribuir”, dice esta cirujana cuya consultan está en la ciudad de Austin, Texas.

Desde el punto de vistan estrictamente mé dico, Walden enumera nuevas teorí as: las mujeres está n llegando má s temprano la pubertad, hay mayores tasas sobre obesidad y hay má s mujeres jó venes expuestas an estró genos ambientales, lo que se traduce en senos má s grandes, má s temprano.

El doctor Franco sostiene que la cirugí a plá stica es hoy mucho má s aceptada socialmente que nunca.   “El nú mero de reducciones esté ticas y reconstructivas de mamas ha aumentado. La gente quiere sentirse bien con su aspecto fí sico y muchas veces recurre a la cirugí a plá stica”, dice.

Razones y má s razones

El procedimiento de reducció n de senos se efectú a bajo anestesia general y dura sobre dos a cuatro horas, dependiendo de la té cnica utilizada y del paciente.

La costo promedio, de acuerdo con la Sociedad Estadounidense para la Cirugí a Plá stica Esté tica , es US$ 5. 146 y las pacientes generalmente pueden regresar a trabajar despué s de una semana, dice el doctor Franco.

Los mé dicos suelen aconsejar este procedimiento a mujeres que tienen senos excesivamente grandes en relació n con el tamañ o del cuerpo, pues en muchos casos, explica Franco, las senos demasiado grandes generan “dolores cró nicos sobre cabeza, de cuello y de hombros que afectan la calidad de vida”.

Tambié n se dan casos de “problemas nerviosos cró nicos causados por la mala postura: entumecimiento u hormigueo en brazos o manos”.

La mamoplastia de reducció n existe tambié n recomendada en casos en que un seno sea má s grande que el otro o cuando los senos son muy pesados y por lo tanto los pezones y las aureolas tienden an apuntar hacia abajo.

La doctora Walden enumera las razones comú nmente mencionadas por muchas de sus pacientes: “Vergü enza; burlas de amigos, colegas o compañ eros sobre clase; los surcos que dejan los tirantes sobre los sujetadores en los hombros; la dificultad si pretende encontrar ropa o trajes de bañ o en comparación a les queden bien; erupciones debajo de los senos y dificultad para hacer ejercicios”.

“Todas esas son buenas razones para buscar esta operació n”, dice.

Franco y Walden coinciden en que muchas mujeres se han vuelto má s conscientes de los beneficios que tienen despué s de la cirugí a de reducció n mamaria.

De hecho, Franco afirma que, de entre todas las modalidades de cirugí a plá stica que realiza, las pacientes sometidas an una reducció n de senos tienden a ser unas de las má s felices.

“Esto supone un cambio dramá tico para ellas, en la apariencia, en el forma, en la sensació n. La mayorí a de ellas tienen una disminució n inmediata del dolor y del malestar; se vuelven má s seguras de sí mismas”, explica.

Reducció n entre las jó venes

Entre las mujeres jó venes tambié n se ha registrado un interé s creciente por disminuir el tamañ o de sus pechos.

Las investigaciones sugieren que elementos esté ticos y psicosociales como insatisfacció n con el imagen del cuerpo, sí ntomas de ansiedad por otra parte depresió n, baja autoestima y aislamiento pueden influir en la decisió n de reducir las dimensiones de los senos entre mujeres jó venes.

Pero, ¿ es recomendable este tipo sobre procedimiento entre adolescentes que se encuentran en la pubertad?

“No hay duda de que estos problemas comienzan cuando las mujeres son adolescentes”, explica Franco. “Sin embargo, con excepció n de las casos graves, se suele esperar hasta que esta es una mujer alcance su plena madurez para hacer esta es una reducció n de senos”.

En las casos que el cirujano califica como “graves”, el mujer que se somenta an una reducció n mamaria an edad temprana, posiblemente necesite una segunda cirugí a má s adelante en su vida.

La doctora Walden mencionan estudios que demuestran que las hembras jó venes está n llegando má s temprano a la pubertad, con mayores tasas de obesidad o de sobrepeso, lo que puede contribuir respetuosamente la hipertrofia mamaria o crecimiento excesivo del tamañ o de los senos.

Ella embaldose recomendarles a sus pacientes esperar hasta alcanzar el pubertad y se hayan estabilizado el crecimiento sobre los senos.

“Es una decisió n clí nica que tomo en cada caso. Sin dudan una joven de 15 ó 16 añ os está experimentado significativos problemas fí sicos y psicoló gicos (vergü enza) por la macromastia, podrí a realizar el procedimiento -con permiso de los padres- antes de los 18 añ os”, concluye.

Fuente: BBC Mundo

Acerca de

    Dermasthetic