Blefaroplastia asiática o de doble párpado » Dermasthetic

Blefaroplastia asiática o de doble párpado

Entre occidentales y orientales hay diferencias marcadas en la forma externa de los párpados, que caracterizan a cada grupo racial.

La “blefaroplastia asiática o de doble párpado” es la cirugía estética que más se solicita y se practica en Asia. Pueden llegar a realizarse un millón de blefaroplastias al año en una clínica especializada.

El pliegue palpebral, también llamado “surco de la belleza”, está ubicado por arriba del borde palpebral superior y lo poseen todos los occidentales.

Dicho pliegue es más rudimentario en los orientales y, además, no todos lo poseen en forma natural. Aproximadamente, el 50% de la población nace con el pliegue y la otra mitad, no. Esta porción de la población que no posee el pliegue es la que recurre a la cirugía para crearlo.

La belleza es una noción abstracta y se define como la característica de una cosa que, a través de una experiencia sensorial, nos da una sensación de placer o satisfacción. Constituye una experiencia subjetiva y también hay tendencias socio-tempo-culturales.

En los países asiáticos está aceptado culturalmente que el ojo con pliegue es más bello, ya que da una apariencia de mirada más profunda y atractiva.

Además, la presencia del pliegue crea un efecto visual de ojo más grande, otra característica que los orientales consideran símbolo de la belleza.

Es por ello que la cirugía para formar el pliegue palpebral (“blefaroplastia de doble párpado”) es la cirugía estética más solicitada por los asiáticos.

Una larga moda juvenil

A diferencia de las blefaroplastias en occidentales, el 70% de los pacientes son menores de 30 años (entre 15 y 30 años) y, obviamente, la mayoría son mujeres.

La blefaroplastia asiática se practica desde fines del 1800, por lo que actualmente existen diferentes técnicas quirúrgicas (algunas muy simples, de 20 minutos de duración), las cuales se han mejorado.

También, cada vez más se solicita la cirugía para eliminar el epicantus (epicantoplastía) para que así el ojo se agrande no sólo en altura sino también en su ancho.

El término “occidentalización” es una traducción no exacta y simplista, y a veces crea confusiones para quienes escuchan y no conocen con exactitud el tema.

Rasgos raciales, a salvo

Al realizar la cirugía, se intenta crear una mirada más suave y atractiva, pero se conservan los rasgos raciales. El ojo rasgado se conserva y lo que se crea es el pliegue rudimentario, que no es igual al de los occidentales.

Además, si bien la forma de los ojos es lo más llamativo y diferente entre orientales y occidentales, existen otras diferencias en las facciones faciales y, por lo tanto, realizar el pliegue no logra “occidentalizar” a una persona oriental.

Por otra parte, existen diferencias anatómicas en párpados orientales respecto de los occidentales, que son fundamentales que el cirujano conozca, por lo tanto, ante la decisión de realizar la blefaroplastia es prudente buscar a un especialista entrenado con experiencia con orientales.

La Dra. Moon-Young Sin es responsable de la sección Blefaroplastia Asiática y Dermopigmentación del Hospital Italiano.

Fuente: Clarín Buena Vida

Acerca de

    Dermasthetic