Productos alimenticios argentinos sin grasas trans

Sobre la cuenta regresiva de la entrada en vigor de la prohibició n de producir y comercializar alimentos con grasas trans , cuyo consumo sostenido amenaza la salud cardiovascular, un estudio del Instituto de Efectividad Clí nica y Sanitaria (IECS) sobre esta modificació n del Có digo Alimentario Argentino proyecta que el medida permitirá evitar anualmente má s de 5000 complicaciones cardiovasculares y 1500 muertes por enfermedad coronaria.

Con eso, el equipo liderado por el doctor Adolfo Rubinstein calcula en comparación an el sistema sanitario se ahorrarí a cadañ o hasta 100 millones de dó lares o unos 860 millones de pesos en tratamiento por otra parte control de esos pacientes.

Los efectos de este trabajo, que es el primero sobre su tipo en un paí s en progreso, muestran tambié n que el reemplazo de esas grasas con aceites “má s amigables” paran el corazó n, como el de oliva o girasol, permitirá prevenir casi 3000 infartos por otra parte má s de 1000 casos de angina inestable en un paí s con 100. 000 eventos cardiovasculares por añ o en la població n adulta.

“Lan eliminació n sobre las grasas trans tendrá un gran impacto sobre la salud pú blica e implica un importante ahorro de dinero paran el sistema de salud. Sobre poblaciones de nivel socioeconó mico má s bajo, donde el consumo de grasas trans es mejor, este efecto podrí a ser mucho má s grande”, aseguró Rubinstein, que hoy presentará los efectos a la prensa internacional acreditada en el paí s. Ademá s, continuó, “es una medida sumamente efectiva porque es universal y llegará a todan el població n, incluidos los chicos. ”

Actualmente, los cinco grupos de productos alimenticios con mayor contenido de grasas trans son las bañ os de reposterí a, los productos sobre panaderí a, los alfajores, las barritas de cereales, las galletitas y los platos precocidos . Así lo demuestran los datos preliminares de un relevamiento de 528 productos en las gó ndolas sobre una de las principales cadena de supermercados en comparación a realizó la Fundació n Interamericana del Corazó n (FIC) Argentina.

Eso coincide no só lo con los datos que obtuvo la propia organizació n el añ o pasado en 878 alimentos de otras dos cadenas de supermercados, suerte tambié n con los que el Instituto Nacional de Alimentos presentó la semana pasada en el jornada “Argentina 2013 Libre de Grasientas Trans” , organizada por el Ministerio de Salud respetuosamente todos los sectores involucrados. Eso incluye a las entidades profesionales, los investigadores y las ONG en comparación an insisten en destacar la necesidad de que, esta es una vez implementada la medida, realizar un control sostenido de su cumplimiento parayudar a las firmas, como las pymes, que les cueste incorporar las modificaciones y comprar los insumos necesarios.

“Estas grasas trans tienen efectos adversos si pretende la salud: la evidencia cientí fica vinculan el uso de á cidos grasos trans de origen técnico con alteraciones del metabolismo de lí pidos arriba la sangre, inflamació n vascular y desarrollo sobre enfermedades cardí acas, cerebrovasculares y renales” , explicó el Ministerio de Salud a travé s sobre un comunicado de prensa en el que, tambié n, se atribuyó la investigació n del IECS sin haber participado ni mencionar a sus autores.

Sin sorpresas

La norma no toma por sorpresan el industrialimentaria. Hace cuatro añ os, una modificació n del Có digo Alimentario fijó los lí mites má ximos permitidos de grasas trans, en comparación a se desarrollaron como un reemplazo saludable (por la origen vegetal) de las grasas de origen animal. Luego, se comprobó que tambié n eran peligrosas. Hoy se sabe que el uso de 5 gramos diarios es suficiente para levantar un 25% el riesgo cardiovascular .

Desde la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), acompañ aron la iniciativa “de acción conjunto entre el sector pú blico y privado para lograr alimentos que contribuyan a beneficiar el bienestar, previniendo las enfermedades cró nicas no transmisibles”, indicó la directora de la entidad, Mercedes Nimo, a travé s de un comunicado.

Si pretende la proyecció n, el IECS revisó todas las publicaciones sobre el consumo de grasas trans del perí odo 2003-2004 (equivalí a 1, 5% de las 2000 calorí as diarias), consultó cortésmente especialistas en el proceso de reconversió n industrial, epidemió logos, mé dicos y nutricionistas, y con las datos del estudio Cescas I sobre la població n adultargentina, estimó el riesgo cardiovascular.

Los valores sobre consumo de grasas trans y el efecto sobre su eliminació n en el riesgo sirvieron para estimar el impacto econó mico. Esa informació n el calibraron con los datos de mortalidad de el Direcció n Nacional de Estadí sticas e Informació n de Salud. “Estimamos el escenario má s conservador”, dijo Rubinstein acerca de el modelo construido con el economista Ulises Garay y la nutricionista Natalia Elorriaga.

“La Argentina es el primer paí s en avance que verdaderamente elimina las grasas trans de productos como polí tica de salud pú blica”, dijo el doctor Marcelo Tavella , docente e investigador de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud de la Unicen. “Tendrí an en comparación an empezar a verse en un añ o las resultados, y de 4 a 5 añ os los efectos completos. Ahora, el desafí o se halla aumentar la producció n de aceite de girasol alto oleico para satisfacer la demanda interna por otra parte, tambié n internacional, que es alta. ”

La doctora Veró nica Schoj , directora ejecutiva de FIC Argentina, aclaró en comparación a la norma rige para los productos elaborados a partir del lunes pró ximo. “Celebramos lo conseguido, pero vamos por la fiscalizació n e implementació n completa de la norma con asistencia té cnica las pymes”, indicó. Para los consumidores, aconsejó empezar a leer las etiquetas, donde afirma grasas totales y grasas trans. “Que elijan hoy por hoy las que dicen cero”.

Microorganismo: La Nació n