ADIOS A LAS BOLAS DE BICHAT » Dermasthetic

ADIOS A LAS BOLAS DE BICHAT

Por EME / 24 octubre, 2018

ADIOS A LAS BOLAS DE BICHAT ¡SIN CIRUGÍA!

YA NO ES NECESARIO EXTRAERLAS CON BISTURÍ.

La doctora Pilar Benito, médico estético de SLOW LIFE HOUSE nos explica cómo eliminarlas gracias a un novedoso activo quema-grasa.

 

¿QUÉ SON LAS BOLAS DE BICHAT?

Se trata de dos bolsas de grasa encapsulada situadas en la región de la mejilla inferior. Suelen tener un volumen de alrededor de 10 cc y un peso de 9 gramos. A pesar de tener un tamaño no excesivamente grande, suponen un gran problema estético ya que por su posición, entre la mejilla y el tercio inferior del rostro, engordan el rostro y le dan un aspecto poco armónico.

EL ANTES…

Hasta ahora, la bichectomía (extracción de las bolas de Bichat mediante cirugía) era la única vía para afinar los contornos del rostro y marcar los pómulos. Aunque no se trata de una intervención larga ni peligrosa (se lleva a cabo con anestesia local) sí hay que realizar un incisión de 1,5 cm en el lado interno de cada una de las mejillas. Y aunque el paciente se puede incorporar a su vida cotidiana, las molestias son notables durante los días posteriores.

… Y EL AHORA

Prostrolane ha cambiado el abordaje de las bolas de bichat. Además de reducir la papada y definir la línea mandibular, este activo está especialmente indicado para disolver la grasa acumulada en el interior de las mejillas.

Se trata de un gran avance, ya que además de “adelgazar” el rostro, provoca una retracción de la piel.

Se trata de in inyectable lipolítico de “efecto retard” a base de péptidos biomiméticos que provocan la eliminación de la grasa a nivel local.

Entre sus componente destacan estos:

Nanopéptido-32. Promueve los ciclos metabólicos de la glicolisis.

Pentapéptido-43. Disminuye la lipogénesis y promueve la lipolisis.

Tripéptido-41. Estimula la lipolisis y acelera la regeneración celular.

Octapéptido-11. Mejora el aspecto y el tono de la piel.

 

EL PROTOCOLO

El producto se inyecta a nivel subcutáneo en el tejido adiposo, directamente en la zona a tratar. Lo recomendable es hacer depósitos de 0,2 cc de producto por cada centímetro de piel. No se trata de una técnica dolorosa y no es necesario aplicar anestesia.

La sesión tiene una duración aproximada de 30 minutos. Solo en algunas ocasiones puede aparecer un ligero hematoma que desaparecería en pocos días.

Se necesitan 3 o 4 sesiones que deberían espaciarse un mínimo de dos semanas y a partir de la segunda ya se apreciarían los resultados.

Además de la reducción de grasa y la definición del pómulo, se aprecia también una mejora la de la hidratación, la elasticidad y la turgencia de la piel.

Los resultados son duraderos mientras no se produzca un aumento de peso.

Acerca de

EME